#Entrevista | Andrea Bonelli, Una Actriz refinada

0
967

Si esta entrevista transcurriera en la época -los años veinte- que plantea Gigoló, la obra que protagoniza la actriz, posiblemente ese habría sido el título de la nota.

Es que posee ese toque de distinción que se les aplica a personas dotadas de elegancia, atentas a los detalles y exentas de vulgaridad. Sin embargo, con la palabra refinada ya hicieron cualquier cosa, hasta harinas y arroces. En fin, cosas de la revolución industrial y otras tantas de una burguesía local a la que le quedaba grande tal adjetivo. Así y todo, la Bonelli es de esas musas elegidas por la profesión y no viceversa. Su natural belleza, emparentada con sus más afamadas colegas europeas, por ejemplo, una Ariadna Gil o una Isabelle Adjani; la impulsó inevitablemente a una carrera donde su rostro adquirió tal relevancia.

Si el mejor retratista soñara con una inspiradora, Andrea Bonelli resultaría la adecuada, el trazo general de la pintura que servirá de base a la obra más detallada. No obstante, a esa capacidad de atracción magnética le agregó el perfeccionamiento de su profesión con grandes maestros, construyendo notables personajes en incontables programas televisivos y obras de teatro. Por estos días, deslumbra al público y a la crítica con el mencionado Gigoló, que se reestrenó tras un parate obligado por una seria lesión de Bonelli. Ese infortunio -una caída y posterior operación de cadera- no sólo que no la amedrentó, sino que confirmó el lugar trascendental que la actriz posee en la cartelera: es irremplazable. Algunas se especializan en producir escándalos, otras en maximizar el talento recibido.
“Como todos los momentos difíciles fue un gran aprendizaje, lo sigo superando día a día, para mí haber vuelto al escenario con esta obra y este personaje es una enorme felicidad y un gran logro. Estoy muy agradecida a la vida y al Teatro San Martín por habérmelo permitido”, expresa sobre el accidente. Totalmente recuperada, se sube a las tablas del teatro Regio de CABA (Córdoba 6056) de jueves a sábados a las 20:30 hs, y domingos a las 19:30 hs. El elenco lo integran Michel Noher, Víctor Hugo Vieyra, Cesar Bordón, Florencia Torrente y Susana Varela, entre otros.


bonelli

-Llevás varios años realizando teatro de calidad, ¿Qué es lo que más te sedujo de Gigoló?

-Me atrajo su modernidad, la pintura que hace de la sociedad de la clase alta porteña de los años ‘20, García Velloso la escribe en 1925 y como intelectual, periodista y hombre de la cultura es un gran observador de su época. Logra meterse en la intimidad de esa gente que describe y tiene una mirada muy interesante sobre el rol de la mujer en esa sociedad.

-Justamente pasaron casi cien años y seguimos hablando de los derechos de las mujeres, ¿Pensás que de algún modo parte de lo que plantea aún no ha sido resuelto?

-Hay una enorme cantidad de feminicidios en este momento. El #Niunamenos plantea eso. Es un tema muy serio que se está dando en todas las clases sociales. Si bien en esa época la violencia era más por el juzgamiento moral y la falta de derechos, no dejaba de ser violencia.

-¿Qué rescatás de todo el estudio e investigación que tuviste que realizar? Habías dicho que era como un viaje…

-Siempre para la construcción de mis personajes estudio e investigo su contexto histórico y social. Eso me ayuda a entender muchas cosas. Lo describo como un viaje porque todo trabajo de creación lo es. En el caso de hacer otras épocas, también es un viaje en el tiempo.

-¿Cómo fue el proceso de composición de Clara? Tuviste que adelgazar bastante y aparte no habrá sido nada fácil cambiar el chip de tu anterior personaje en “la Casa de Bernarda Alba”…

-Clara me resultó un personaje fascinante desde el momento que la leí, esos personajes que no se pueden dejar pasar. La “Poncia” también lo era, pero desde un lugar muy distinto. Clara es pura emoción, es muy vulnerable, lucha con coraje contra todos los prejuicios. Se divierte, sufre, se enamora, lucha por su libertad y se encuentra con muchas dificultades y obstáculos en su camino.

-No quiero dejar de mencionar que debe correr un torrente de emociones si pensás que en las tablas que pisás, tiempo atrás asistían tus padres, ¿no?

-Fue muy emocionante, los primeros ensayos en el escenario y el estreno con ellos dos sentados en la platea. Ahora es algo incorporado que me gusta mucho.

Fotos: Irupé Tentorio y Gustavo Gavotti / Agradecimientos: More López Blanco.
Fotos: Irupé Tentorio y Gustavo Gavotti / Agradecimientos: More López Blanco.

-Tu dedicación plena en el teatro priorizó, de algún modo, tu carrera. Es decir, en televisión no hacés tiras sino participaciones, ¿Se trata de regular la energía?

-Exacto, estos últimos años se dieron de esta manera, me ofrecieron obras y personajes a los cuales me fue imposible negarme. Este trabajo necesita de una entrega total para mí, las dos cosas me demandan esa entrega.

-Te escuché decir que con el tiempo el actor debería mejor técnica y actoralmente. Repasando la crítica de tus últimas participaciones, se nota que has logrado tu cometido…

-Fui muy afortunada en cuanto a eso. Desde mis primeros trabajos fui muy reconocida y valorada, eso sin duda es una motivación y un estímulo en un aspecto. Aunque la evolución en lo artístico va por otro lado, se gana con trabajo, experiencia, curiosidad, perseverancia, cierta inocencia y ganas de seguir jugando.

-¿El cine es una materia pendiente? Lo pregunto porque personalmente creo que tu rostro cinematográfico debería tener mayor pantalla. ¿No se dieron los proyectos o los personajes para que te involucraras con mayor asiduo?

-No sé si es algo pendiente, pero tengo muchas ganas. Me ofrecieron varios proyectos de cine en un momento en que yo no podía. Espero que vuelva a fluir esa situación. Es un espacio para la actuación completamente diferente al teatro pero maravilloso.

-Has brillado en el musical, ¿estás pensando en regresar a un género que te sienta bien y que pasa por un buen momento?

Me encanta el musical, de hecho estoy pensando en una obra que me gustaría mucho hacer hace años. Si se concreta, quizás sea lo próximo.

-Me ahorrás entonces preguntarte por objetivos, ya que has manifestado que no hacés programas “ni hasta pasado mañana”…

-(Risas) ¡En principio seguimos con Gigoló! Y luego tengo varios proyectos. ¡Vamos paso a paso!

-Para ir con calma se necesitan cables a tierra, ¿Cuáles son los tuyos?

-Lo importante para el buen rendimiento en el escenario es estar bien descansada y bien alimentada. Hay que llegar relajado pero con energía. Hago meditación todos lo días antes de arrancar el día y los afectos son esenciales para mí.

“La construcción de mis personajes estudio e investigo su contexto histórico y social. Eso me ayuda a entender muchas cosas. Lo describo como un viaje porque todo trabajo de creación lo es.”

-Todo eso será más que necesario en una escorpiana, signada por quizás el signo más estereotipado. Eso sí, las emociones al orden del día, ¿verdad?

-Soy muy emocional pero mi ascendente es acuario y me siento muy acuariana también, tengo un aspecto muy lúdico y liviano.

-Además de ese plus de tranquilidad de haber nacido y sido criada en un barrio, que ahora ha mutado bastante…

-A mi barrio lo llevo adentro, soy de Palermo viejo, del arroyo Maldonado, siempre me van a acompañar esos olores, esos recuerdos de infancia, con mis padres, mis abuelos. A pesar del barrio gastronómico, “hippie chic”, “soho porteño”, “hollywood”, etc; cuando yo camino por sus calles me reencuentro con aquellas sensaciones.

Fotos: Irupé Tentorio y Gustavo Gavotti / Agradecimientos: More López Blanco.
Fotos: Irupé Tentorio y Gustavo Gavotti / Agradecimientos: More López Blanco.

-Tu pareja (Nacho Gadano) contaba que sos de pedir perdón por gestos o señas, como si se tratara de un idioma más primitivo. Y vos contabas que sos de perdonar pero no de olvidar, será complicado hacer que todo eso no se archive como rencor…

-(Se ríe) No soy rencorosa en lo más mínimo, es verdad que me cuesta pedir perdón literalmente, pero lo hago de mil maneras, un hecho puede valer más que mil palabras. Creo más en los hechos, aunque las palabras pueden ser muy bellas de la misma manera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here